Blog oficial de Expression.com.do
31May/134

Una pecera gigante y el libro que no pude abrir – Experiencias reales parte 2

En qué enfocarte en tu negocioHay tantas cosas que pudiéramos estar haciendo ahora mismo... pero muy pocas de esas cosas le darán a nuestro negocio como creativos el impulso necesario para estabilizarlo y llevarlo a nuevos niveles de éxito.

De manera automática y debido a nuestra fuerte tendencia a emplear el menor esfuerzo en todo, siempre haremos las tareas más placenteras, más fáciles y más sencillas que podamos.

Cosas como soñar despiertos con la decoración de nuestra "oficina creativa" (queremos que se parezca a las oficinas de Google o a la de alguna agencia creativa de prestigio). O invertir enorme cantidad de tiempo en lograr la identidad corporativa "perfecta", el sitio web más innovador que gane algún premio o tener las computadoras y equipos más costosos con la excusa de que haremos mejor trabajo en ellos.

El miedo a enfrentar la realidad

Perdemos un tiempo precioso en cosas banales como las descritas arriba buscando escapar de algo que no va a desaparecer hasta que le hagamos frente: el miedo.

Miedo al rechazo de los prospectos, miedo a dedicarnos a vender y producir dinero REAL para el negocio, miedo a lidiar con clientes problemáticos, miedo a enfrentar un empleado ineficiente, miedo a tan siquiera ver la cantidad de gastos fijos que tendremos que pagar al final del mes... en fin... miedo a enfrentar nuestros miedos.

Preferimos mantener nuestro sueño así, como un sueño y no implementarlo para que no se nos vaya a maltratar durante el doloroso "parto" de traerlo al mundo real.

La pecera gigante

En mi caso (¡y no te vayas a reír eh!) mira que tan mal enfocado estaba que lo que más me preocupaba y a mi socio de aquellos años, era que al inaugurar la oficina pudiéramos invitar a todos nuestros amigos y relacionados a que se sorprendieran al descubrir que en vez de cubículos normales íbamos a usar como divisores de espacios en la oficina una enorme pecera desde el suelo hasta casi llegar al techo y así tener un ambiente súper "cool"... e insostenible.

Queríamos que todos al salir de la inauguración se quedaran hablando de la pecera, que le tomaran fotos, que viniera la gente sólo para ver esa decoración tan original y creativa.

Sólo que no pensamos en un pequeñito detalle y era que la gente debía estar más emocionada con los productos y servicios que ofrecíamos en vez de la decoración y el mobiliario de la oficina.

Ten cuidado con esto. Piensa un poco ahora y desenmascara "tu pecera", es decir, la excusa o distracción que tienes dentro de tu negocio que realmente no hará ninguna diferencia pero a la que le dedicas un montón de tiempo con tal de evitar realizar las labores más pesadas y duras que son las de mayor importancia.

El libro que nunca pude abrir

Como ya te imaginarás lo mejor que pudimos haber hecho fue nunca instalar ese engendro de pecera en la oficina porque al ir pasando los meses y la situación económica estar al punto tan crítico donde llegó, íbamos a tener que literalmente COMERNOS los peces que estuvieran allí, si no es que se morían primero del hambre ellos solitos.

En mi "despertar" y búsqueda desesperada de respuestas para tratar de evitar el colapso del negocio me hice casi adicto a los libros y materiales educativos que tuvieran que ver con negocios, ventas, emprendimiento, etc.

Y en mi andar vi un libro en una tienda virtual donde sólo alcancé a leer el título que estaba en la portada y te puedo asegurar que hasta el día de hoy ese libro me sigue ayudando y ni siquiera lo he abierto nunca. El autor sin saberlo me enseño la lección más importante con el título solamente, que era:

"Menos empresa y más negocio"

No recuerdo el autor ni recuerdo la tienda virtual donde lo vi. Lo único que sé es que luego de ver esa portada entendí que lo más importante al emprender no es la parte de "empresa" (lo que se ve, lo que se toca, lo que impresiona), sino que los números hagan sentido. Que tú como dueño sientas que vale la pena el esfuerzo porque los beneficios para ti son suficientes para cubrir tus necesidades y eventualmente para lograr tus sueños a largo plazo.

Wao, aún me sorprende el poder de ese simple título: MENOS empresa y MÁS negocio.

Menos "pecera" y más resultados.

Finalmente, no puedo cerrar sin recordarte que todo esto es apenas un pequeñito extracto de todo lo que te espera al llevarte uno de los módulos individuales (insisto, al mejor precio posible) de El Negocio del Diseño:

http://www.expression.com.do/elnegocio/oferta

Considero este entrenamiento como mi "obra maestra" porque no me he reservado absolutamente nada de lo que se necesita para levantar y sostener a largo plazo una carrera o negocio como diseñador web o profesional creativo. Ahora por tiempo limitado puedes llevarte sólo el material que más necesitas al precio más asequible.

Felicidades anticipadas por tomar la decisión de pasar al siguiente nivel. Click aquí para comenzar.

El Negocio del Diseño

avatar

John Dani

Con más de 9 años de experiencia directa en la industria del diseño web, John Dani es creador de más de 20 websites comerciales para grandes compañías en República Dominicana y Estados Unidos. También entrena a otros diseñadores a través de Expression.com.do y es el autor de los conocidos cursos “Dominando Photoshop”, “Diseño web del Mundo Real”, “Flash desde Cero”, “Diseño Web en Joomla” y otros.

More Posts - Website

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Comentarios (4) Trackbacks (0)
  1. Nítido brother; tienes toda la razón.

  2. Exlecente titulo y ejemplo a seguir

  3. No se si el Boletín de hoy me hirió, pero uno sueña antes de tener un negocio como tal.
    Los Productos que uno ilustra o reseña es lo que hace tu negocio…y la empresa refleja
    un estabilidad en la economía que si no la controlas a tiempo te saca de tu rutina.

    Mi firma lleva el seudónimo “ENTERPRISE” y nace de una inspiración más que un sueño. Ese impulso que necesitamos para enfrentar el MIEDO. Incluso en mi pagina WEb de facebook ese es el eslogan que utilizo. Enfrenta tus Propios Miedos y trato de compartir esa emoción con mis clientes.

    Ahora bien. Lo que reseñas que evadimos nuestros problemas o esquivamos a los clientes más rudos tienes razón. Pero aveces es preferible “ABRAZAR EL CAMBIO” e invertir tiempo en clientes nuevos que te refrescan la esperanza.

    Los números siempre te dan ese aviso que las cosas no andan bien o el rendimiento es el indicado. Le sigo apostando a tus experiencias reales. Aun sigo esperando la crítica de mi pagina WEb. Gracias Jonh.

  4. Esta historia tambien fue como un boche para mi. En mi personalidad perfeccionista tenia que caber el que todo anduviera perfecto antes de arrancar, pero he aprendido a dejar de paso eso y dar cabida a las cosas mas importantes. Gracias John por tu ejemplo.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.